Internacionales

Muere en un atentado la hija de Dugin, el ideólogo de la revolución conservadora rusa

Video thumbnailUn espectacular atentado con coche bomba en las afueras de Moscú ha segado la vida de Daria Dugina, hija de Alexander Dugin, el principal ideólogo de la revolución conservadora que ayudó a encumbrar a Vladimir Putin en el Kremlin tras su regreso a la presidencia en 2012. Daria Dugina, de 30 años, era conocida por su actividad como comentarista política y estaba sancionada por el Reino Unido por «brindar apoyo o promover políticas para desestabilizar Ucrania». En una entrevista afirmó que «la batalla principal hoy no es tanto militar como cultural». No está claro si el atentado iba dirigido contra ella o contra su padre.

Los detalles que se han ido conociendo apuntan al segundo escenario. Según el músico Piotr Lundstrem, por la tarde ambos debían regresar juntos del festival familiar ‘Tradición’ en la finca Zajarovo, donde acudieron como invitados de honor. Pero finalmente Alexander Dugin fue como pasajero en otro coche detrás de su hija. Por su parte, Ucrania ha negado la autoría del atentado.

El activista Andrei Krasnov, amigo de Daria Dugina, confirmó en una entrevista con la agencia TASS que en el momento del atentado ella conducía un todoterreno que pertenece a su padre. Serguei Alexandrov, amigo de la familia, destacó que ambos «tienen bastantes enemigos. Antes estuvieron amenazados. Estoy más que seguro de que esto se debe a sus actividades profesionales y su posición patriótica», dijo Alexandrov al canal de televisión 360.

Según testigos presenciales, la detonación ocurrió debajo de la parte inferior del automóvil, después de lo cual el coche, envuelto en llamas, salió volando de la carretera y se estrelló contra un edificio.

Alexander Dugin -a menudo apodado ‘el Rasputín de Putin’- es un conocido filósofo y politólogo ruso que promueve las ideas del «eurasianismo«, la creación de una superpotencia conservadora a través de la integración de Rusia con antiguas repúblicas soviéticas, incluso contra la voluntad de éstas. El combustible de ese imperialismo es el uso común de la lengua rusa, que ha de conllevar sumisión a Moscú.

Algunos autores estadounidenses han llamado repetidamente a Alexander Dugin «el cerebro de [el presidente ruso Vladimir] Putin», aunque su influencia directa sobre el Kremlin ha sido prácticamente inexistente. Varios medios rusos sugieren la posibilidad de que haya sido un atentado que estuviese dirigido inicialmente contra su padre, que debía ir con ella en el coche pero tomó otro vehículo. Hay imágenes de Dugin llegando al lugar del suceso mientras el coche de su hija es consumido por las llamas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba