Internacionales

Se llevan monedas a Haití para hacer joyas

Dajabón, RD

Haitianos están acaparan­do monedas de uno, cinco y diez pesos para fundir­las en talleres de herrería en su país y luego fabricar joyas de metales, las cua­les venden en las calles y establecimientos de dife­rentes ciudades de Hai­tí, incluyendo Cabo Hai­tiano y Puerto Príncipe.

El comerciante Jael Lo­uis dijo que con la mo­neda de cinco y de a peso, haitianos hacen anillos, aretes, argollas y además, tras fundir­las, las colocan de ador­nos en cadenas de cobre.

Louis manifestó que de­bido a que el material con el que se hace la moneda de República Dominica­na es de buena calidad, la gente, principalmen­te mujeres, compran fá­cil el proeucto final.

Para Louis a las autori­dades dominicanas se les dificulta detectar y erra­dicar esta práctica, to­mando en cuenta que en la frontera hay un crecien­te intercambio comercial entre haitianos y domini­canos y que sus compa­triotas para ello usan moneda dominicana.

En pueblos de Haití cer­ca de la frontera domini­cana, como Ouanaminthe y otros, el peso dominica­no circula normalmente.

“Las autoridades domini­canas no pueden revisar a todo el mundo para ver si lleva dinero en plata des­de República Dominica­na y en caso afirmativo no se lo pueden quitar, por­que pueden alegar que son compradores y comercian­tes que fueron al mercado a intercambiar negocio con dominicanos”, comentó.

No obstante, la comercian­te Georgina Jean, dijo que esa práctica no es nueva.“Hay muchos haitianos que siempre han vivido de eso, funden monedas de cin­co, un peso y hasta de diez y las convierten en prendas populares(fantasías), que luego venden en las calles y hasta en establecimientos.

Añadió que en vista de que en localidades haitia­nas cerca de la línea limí­trofe dominicana, la mo­neda dominicana fluye normalmente, debido al in­tercambio de negocio, hai­tianos aprovechan y la lle­van a su país para tales fines.

Sin embargo, aclaró que hay otras personas, como su caso, que se dedican al comercio y que cuando ha­cen una transación y el cam­bio es en plata tienen que llevarla a su país, toman­do en consideración que allá también corre igual.

“Yo tengo en Ouanamin­the un pequeño colma­do y no tengo problemas de recibir gourdes (mone­da oficial haitiana), o pe­so dominicano”, observó.

Jean añadió que eso mis­mo hacen otros comercian­tes haitianos residentes en comunidades fronterizas.

“Como quiera vamos a te­ner que comprar en territo­rio dominicano y para hacer nuestras transacciones tie­nen que ser en peso”, apuntó.

Agregó que hay haitia­nos que entran al país con joyas de metales y fanta­sías que tienen adornos de moneda dominicana. “Yo soy una que tengo una cadena de fantasía y tiene una moneda de dominica­nos”, dijo Jean.

PROPÓSITO

Negocio.

El canjeador de dine­ro haitiano Calixto Pie­rre dijo que los haitianos que se dedican a ese ne­gocio, le quitan en un ta­ller de herrería la parte de abajo, luego la prepa­ran y hacen anillos, are­tes, argollas.

Venta.

Haitianos también la usan como plata que adorna la parte final de las cadenas de fantasías que venden en calles y negocios en su país. De acuerdo a versiones de los mismos haitianos, se trata de una práctica de mucho tiempo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba