Actualidad

EEUU suma más puestos de trabajo de lo esperado en enero a pesar de la ola de covid

La economía de Estados Unidos desafió todas las predicciones en enero con la adición de 467.000 puestos de trabajo, muchos más de los esperados, a pesar de una nueva ola de infecciones de covid-19, una noticia celebrada por el presidente Joe Biden.

Los datos del Departamento de Trabajo publicados el viernes también mostraron contrataciones en las principales industrias, ganancias generales de empleo para 2021 revisadas al alza y más personas ingresando a la fuerza laboral, lo que elevó levemente la tasa de desempleo a 4%.

Biden, cuyos índices de aprobación cayeron en medio de meses de datos de contratación que no lograron generar el aumento de empleos prometido cuando asumió el cargo hace un año, aplaudió la «extraordinaria resiliencia y determinación» de los trabajadores estadounidenses.

«Estados Unidos ha vuelto al trabajo», afirmó en un discurso desde la Casa Blanca.

«Esto nunca ha sucedido», dijo, señalando un gráfico en que se veía el crecimiento del empleo junto a la trayectoria de seis presidentes anteriores. «Aquí se ha hecho historia».

Muchos economistas esperaban que los datos mostraran una contratación débil, o incluso una contracción en el empleo, porque Estados Unidos registraba un aumento masivo de infecciones por covid-19 en enero en el periodo en que se realizó la encuesta.

Estos sorprendentes datos positivos probablemente reforzarán la creencia de la Reserva Federal (Fed, banco central) de que la economía es lo suficientemente saludable como para elevar la tasa de interés de cero.

Con la inflación en cifras récord, altos funcionarios han señalado que en su próxima reunión de marzo harán su primer aumento de tasas desde que el covid-19 provocó el colapso de la economía mundial hace casi dos años.

Los analistas dijeron que las cifras resaltan la resistencia de la economía.

«Estos datos dejan claro que el mercado laboral más allá de ómicron era mucho más sólido de lo que se creía», dijo Ian Shepherdson, analista de Pantheon Macroeconomics, en alusión a la nueva variante del coronavirus que generó la fuerte alza de contagios desde diciembre.

– «Lo peor ha quedado atrás» –

La economía estadounidense agregó en total 19,1 millones de empleos desde el punto más bajo de la crisis de covid-19 en abril de 2020, pero todavía le falta recuperar 2,9 millones de puestos de trabajo, según los datos.

Más allá del crecimiento del empleo de enero, algunos economistas dicen que hay noticias aún mejores en las revisiones al alza que el Departamento de Trabajo anunció con respecto a los datos de nómina del año pasado.

Estas revisiones mostraron que la contratación en noviembre y diciembre, meses en los que los datos iniciales fueron sorprendentemente débiles, fue de 709.000 puestos más de lo que se informó al inicio.

Esto también debería aliviar las tensiones en la cadena de suministro: «Todavía no estamos en la era pospandemia (…) pero lo peor ciertamente ha quedado atrás», dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, en CNN.

Sin embargo, según los datos divulgados el viernes, la contratación para todo 2021 fue de sólo 217.000 empleos más que lo reportado inicialmente, dado que los totales de algunos meses se revisaron a la baja.

Entre las principales sectores que contrataron el mes pasado se incluyen bares y restaurantes, que aumentaron el número de puestos de trabajo más que cualquier otro sector con 151.000 nuevos empleos.

Los servicios profesionales y empresariales agregaron 86.000 puestos de trabajo y el comercio minorista otros 61.000.

– Salarios en alza –

La tasa de participación en la fuerza laboral, que indica la proporción de la población estadounidense que trabaja o busca trabajo, aumentó levemente al 62,2%, según los datos.

Esa métrica había visto una escasa mejora durante gran parte de 2021, aunque su aumento también puede explicar el aumento en la tasa de desempleo de 3,9% en diciembre.

Sin embargo, hubo poco movimiento en las elevadas tasas de desempleo entre las minorías. El desempleo entre los estadounidenses negros fue del 6,9%, y entre los hispanos del 4,9%, en comparación con la tasa de desempleo del 3,4% para los trabajadores blancos.

Las ganancias promedio por hora volvieron a subir a 31,63 dólares, esto es, un 5,7% más altas en los últimos 12 meses, mientras la economía capeó un aumento en los precios al consumidor.

Sin embargo, hubo señales del impacto del coronavirus en los datos.

El gobierno dijo que 3,6 millones de personas estaban empleadas pero no trabajaban por estar enfermas en el momento en que se realizó la encuesta, un máximo histórico.

La cantidad de personas que dijeron que no podían trabajar porque el negocio de su empleador estaba cerrado o afectado por la pandemia también aumentó a seis millones. En diciembre, solo 3,1 millones de trabajadores se encontraban en esta situación.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba